La serie de Twenty six gasoline stations ejemplifica un afán de registro metódico sin pretensiones narativas.